Desde dentro de la cascada

Cicatrices y relojes.

Sin ambigüedades ni complejos la guillotina del tiempo hace su trabajo, con solemne precisión. Cicatrices que se leen en ambas direcciones. Con verdadera pasión me entrego, formación, co-razón, arte vital. Otro equilibrio, sin más.

Es curioso, se quedo atrapado en el tiempo, no te hizo gracia ver cómo las estalactitas y estalagmitas se tocaban. ¿Porqué me juzgaste? Me invade una cierta tristeza. Esa inocencia ya no volverá.

Mi estado de ánimo es como un reloj de arena en continuo movimiento. A veces no soporto que me hables, me duele sentirme así, lo saco fuera de mí. Las tormentas están controladas.

Psicodramas y psicobailes.

Me aburre esta vida tan normalizada, y aún así quiero vivir eternamente, que aburrimiento. Sólo quiero existir en nuestro latir; en nuestras caricias, juegos y sonrisas; en nuestro sexo; en nuestros cantos y movimientos. Hoy no quiero dormir.

Ya recité de memoria el inconsciente quebrado por tus fracasos, tus compras absurdas, por noches de mudanzas y colchones en el suelo. Ni siquiera atormentado, sólo aburrido de decir siempre lo mismo. Me marean los ritmos neuronales, intrépidos, de tu éxito inmediato. Sólo quiero bailar.

Chemtrails, esparciendo el virus.

Hoy vi caminar al odio, mostrándose orgulloso de ser, “ten cuidado que te remato”, producto de esta otra violencia, moderna, por supuesto capitalista y egópata, de dominación, de frustración de ser un oprimido, capas de poder en todos los ámbitos. ¿Has sufrido mucho para mostrarte así? Dudo sobre lo que siento, no sé si derramar una lágrima o alejarme navegando en el olvido.

Evitar el dolor o ganar la felicidad.

Entre claros y oscuros,

nostalgia y esperanza,

melancolía y rebeldía.

Entre noches y días.

diálogo y lucha,

reformismo de supervivencia y revolución social.

Sumatorio de fuerzas.

Movimiento ondulatorio,

subjetivo, emotivo.

Cauces estrechos para un complejo

y laborioso sistema circulatorio.

No en mi nombre, en nuestro nombre.

Me posiciono firme en el terreno,

por solidaridad,

por pura dignidad.

y el segundero insiste,

con pausada ansiedad.

Hedonismo fraternal, de corazón,

pum pum, pum pum, pum pum,…

En algún lugar del inconsciente colectivo. Julio 2018

Corazones de Frankenstein

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: