LA PROMESA EN TU PUERTA

(Antecomienzo y entrecierre II)

La certeza de la blancura,
la certeza del soplo vital del Blanco,
los humanos oponiendo tu Blanco a mi Rojo…

Mi danza oscura y lechosa corteja con arrullos de brillos
y mates, Tórtola Blanca,hoy, soy tu Gravedad errante.

En paz, lentamente, mi Rojo coagula la sangre de la Tierra
y tiñe de Ocre tu virilidad, Cisne Blanco,
y, ahora, aquí, somos Música y Tejido del Color del espacio
y tiempo.

Mientras tañemos campanas blancas, pies y sudor Rojo,
el don de la gratitud de la Blanca Luna,
la distorsión del Cosmos en nosotros se sientan,
frente a frente, sobre las ramas
de nuestro Árbol y engendramos planetas
con la certeza de nuestra penetración al Abismo y al Deseo
en delirios de Color…

Es la Verdad de la tinción de la piedra y del ritual del aroma
de las azucenas en primavera.

Es nuestro empeño desgarrado en ser raíces
a dos metros bajo tierra, al borde del Aliento del fuego divino y del Amor, Blanco Dinámico,

destilando Rojo y Blanco, al borde del Caos,
Danza Roja-Blanca Muerte…

No es misterio, Danza Sangre, es nuestro Amor solemne,
Promesa Blanca.

A veces, el Blanco, impuro y lejano,
aúlla otro Color en penumbra
y nace en Música cercana, Danza Absoluta.

La certeza de la Blanca Herida de mi ternura
corriendo – gota a gota –
a tu Rojo limo de leche, sedimentas mi Pecado,
omnipresente y eterno, – huella de tu Promesa –
tensando mi Color y mi Gran Acorde,
como rayos desasosegantes,
¡mis manos sembrando humedal en ti!

¡Es nuestro grito de Todo Color a la Tierra, al Agua, al Aire,
ahora, rocoso, rito nada sagrado a la Sombra del Sol,

a lo vulgar de lo ya devorado,
a lo impuro de la Noche Blanca y del Oro nocturno,
al Fuego Eterno Rojo… nuestro Sexo!

¡Océano de Rosas!

Mi Sexo, esporas de libertad, al Cúmulo de tu Sexo,
– milagroso humus –
la fragilidad de dos promesas fogosas.

Es la certeza del magma en el Tajo de tu Tronco,
Puerta de Lucifer,
el Antecomienzo de mi perversión,
la reconciliación de nuestro Sexo ¿humano?
y el Reino Vegetal,
que dicta el soplo vital del Blanco y el Negro,
a la dulce hora exacta.

¿A quién le conmueve ya una certeza más de lo salvaje?

El Color nos quema, sin invocación al Volcán.

¡Mi hiedra ardiente es ceremonia y garra!

¡Ay, mi túnica de almendro lascivo vulcanizada!

La simplicidad de la promesa de la Naturaleza,
Puerta Celestial, erosionando…más y más…miradas,
resinas, savias y maullidos de mis bocas…

A veces, somos Madera compasivamente tallada
por una gubia ¿humana?, Imaginería de Carne y Alquimia.

¡Cumples mi Locura bastarda y virgen!

Somos un instante de Sepultura bajo el manto de amapola
y orquídea de la Vía Láctea…

El Todo nos arde, Infierno Blanco,
el entreacto de la Nada, nos vacía – Rojo Cielo-.

¿Morirán así, como tú y yo, algunas golondrinas,
Promesas blancas y negras en los Bosques rojos?

Y el Firmamento Grave toma su Verdad y su revés…
la Certeza de que estoy amando en ti,
Blanca Danza Negra.

 

-Azucena Maire Montero-

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: