Un hombre que amaba la verdad

Desde hace un tiempo en que parece que el sol ha huido de Madrid y la neblina lo impregna todo.
Me ha dado por enredarme en mis recuerdos, sueño con ellos y trato de hacerlos presentes para ahuyentar el frío interno.
Ser de mente en blanco y expresión rápida tengo que hacer esfuerzos para reflexionar.
Y hoy pienso fuerte en un hombre que amaba la verdad, aunque fuera cruel y dura, espantosa o terrorífica.
Luego hago un repaso y me doy cuenta de que era realmente una cualidad excepcional.
Nadie quiere la verdad, nadie la conoce, nadie la soporta y casi nadie la busca siquiera.
Cuando pienso en la verdad yo pienso en Dios y comprendo la incapacidad de conocerla, al menos en vida, quien sabe si tras la muerte alguien tendra el privilegio.
Pero la verdad de lo que pensamos, de lo que decimos, de lo que expresamos, de lo que sentimos dónde está?
Al perder el contacto con ese hombre me doy cuenta de que me he ido alejando de la verdad…no encuentro a nadie que la soporte sin juicio, sin ofensa, sin verguenza o sin pudor.
Antes eramos dos poco adaptados, poco politicamente correctos, pero eramos mas felices porque caían las máscaras.
Ahora me doy cuenta de que me he vuelto mas igual a todos, y que me alejo de mi.
Pienso en cuantas violencias soportamos a lo largo del día y también practicamos y como todo seria mucho mas facil si aceptasemos la verdad y fuesemos fieles a nosotros mismos.
Y eso es así porque aprendimos que la única forma posible de enfrentarse a la verdad es mirar con amor a todo y a todos.
No hay otro camino si no quieres morir de podredumbre, miedo o culpa o de pura indiferencia helada.
Porqué decir te quiero si no sientes calor en el pecho?
Porqué buscar ser amado si la verdadera tragedia es no saber amar…y no precisamente a uno mismo sino a otro.
Porqué no nos atrevemos a decir lo que pensamos, lo que sentimos y la respuesta creo que es porque no nos atrevemos a mirar con amor ni a valorar con amor.
Es un camino difícil es cierto y también creo que audaz y en cierta forma revolucionario.
Nos es mas fácil juzgar sin reflexionar, atacar sin medir, defendernos sin asimilar…
Me pregunto porqué soportar tanta violencia de vidas automáticas, desprecios quizá involuntarios, humillaciones sin sentido.
Porqué intentamos siempre encajar y ser uno mas y ser aceptable y aceptado?
Somos mierda la mayor parte del tiempo.
Lo único que podría quizá volvernos miel quizá con alguien antes de lanzarnos a querer.
Es intentar aprender a mirar, sólo mirar, con la dulzura y sutileza que eso exige, con un poco de amor.

Ana Ortega Peña

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: