Evitando el Ingreso

La foto es para hacer un seguimiento mes a mes, día a día, de síntomas para evitar el ingreso. En este caso es del trastorno esquizoafectivo bipolar, pero seguro que se puede adaptar al resto. 

IMG_9107

 

 

Estuve en urgencias hace dos días y la psiquiatra me dijo que era importante hablar de esto con personas que tengan trastornos como el mío, así que intentaré contarlo a continuación para evitar ingresos innecesarios.

 

Empecé a trabajar hace poco, y para mí es un factor muy estresante, empecé a sentir mucha agitación en mi interior antes de ir a trabajar, me dolía la tripa y tenía arcadas o bien vomitaba camino al trabajo.

Inmediatamente se lo dije a mi psiquiatra, quien me recetó clonacepam por la mañana, al medio día y aumentó por la noche.

 

Pero me dormía demasiado, así que tomaba la mitad de lo que me había mandado (lo hablé con ella también).

 

Ya no tenía arcadas ni vómitos, pero esa agitación seguía ahí, cada vez me costaba más ir a trabajar.

Esto se sumaba a mí alergia al polvo (trabajaba de limpieza), lo cual hacía que tuviese fatiga y asma cada vez más grave.

 

Entonces mi encargada me dijo una frase con la que me empecé a obsesionar: -aquí pisan cabezas por un puesto de trabajo-.

 

Sólo hizo falta esa frase para que mi cabeza se desbocara y empezase a pensar que todos los compañeros estaban hablando mal de mí. Y alguna vez era así, pero no todas.

 

Mi encargada estaba tan contenta conmigo que me renovaron el contrato, pero yo estaba deseando que terminara para buscar de otra cosa.

 

Acudí a urgencias dos días antes de la renovación del contrato porque tenía temblores, hiperventilación, sudoración, dolor en el pecho… Una crisis grande de ansiedad. Pero como también tenía asma, pasó más desapercibida la ansiedad, pese a haberles llevado los papeles de ingreso hospitalario de septiembre en el que me diagnosticaban trastorno esquizoafectivo bipolar.

 

Estuve unos días sin ir a trabajar por él asma y entonces me dieron de nuevo el alta médica. Me mandaban a otro centro.

 

Había pasado de la sensación de que mis compañeros hablaran mal de mí, a la sensación de que la calle hablaba mal de mí.

 

Me cambiaron de centro de trabajo, y ahí, estaba sola en una planta para mí sola. Demasiado trabajo para alguien que no puede tener más ansiedad y estrés, con una cocina muy activa de la que tengo que estar pendiente también, y unos despachos que nunca se quedan vacíos y no puedo entrar hasta que se vayan.

 

De nuevo crece la ansiedad. Arcadas, temblores, dolor en el pecho, agitación.

 

De nuevo a urgencias, dónde está vez me preguntan por qué acudo a la psiquiatra y al decirle mi trastorno me dan prioridad y me meten en un cuarto donde no quedan sillones, así que me dejan en una silla 5 horas en observación.

 

Me preguntaron cómo hacía para contrarrestar los sentimientos de que hablaban mal de mí, y les dije que diciéndome que no me conocen, razonando conmigo misma.

 

Obviamente es agotador, dicen las psiquiatras mientras teclean en su teclado.

 

¿Cómo has sabido que tenías que venir a urgencias? Pues porque son mis primeros síntomas antes de tener brotes.

 

¿Cómo los has identificado? Me ha ayudado el psicólogo del CRL de Fuencarral.

 

¿Duermes? Si, pero no descanso.

 

Vuelta a subir la ración de clonacepam, me dejan volver a casa tras ver que razono y estoy tranquila. Me dicen que es muy importante que acuda a urgencias cuando me sienta así y que es muy importante que otras personas como yo sepan cuál es su detonador para evitar sus ingresos, que lo hable con ellos.

 

Estoy durmiendo casi todo el día con la medicación, supongo que hasta que estos síntomas disminuyan, pero es preferible a otro ingreso.

 

Después de esto llamaron al familiar que me acompañaba, al que le preguntaron si veían que estaba para ingresar, y dijo que no, que sólo me veía nerviosa.

 

Creo que lo importante aquí es que cada uno trabaje cuál es su propio detonador que le hace perder el control para evitar estos ingresos molestos. Conozco gente que no han tenido que ser ingresados nunca porque ya saben cuándo están mal, como yo he conseguido en esta ocasión.

 

Susana Nérida Suárez

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: